Empezamos nuestras entradas en la enciclopedia al estilo de slides, en este caso creo que vamos a empezar con uno de mis villanos favoritos, por no decir el más favorito de todos cuantos he visto nunca.

Palpatine, o Sheev Palpatine como es su nombre de nacimiento, también tiene su nombre Sith, que es Darth Sidious. Su maestro fue Darth Plagueis, al que conoció en algún momento de su etapa adolescente. Es originario del planeta Naboo, hijo de una influente familia, y dedicó su vida a la política siempre con fines manipulativos, para poder aumentar su poder. Como ya sabemos y su propio nombre dice, llegó a convertirse en Emperador del Primer Imperio Galáctico ni más ni menos, logro que obtuvo tras muchas décadas de maquiavélicas manipulaciones.

Sidious prefiere usar sus poderes de la fuerza, en los que es quizás el más poderoso que se haya conocido nunca en el universo Star Wars, antes que su sable de luz, por lo que en la mayoría de ocasiones peleará usando sólo sus manos y sus poderes mentales de la fuerza, destacando muy especialmente en el uso del relámpago de fuerza, unos rayos que proyecta con la punta de sus dedos y con una increíble y descomunal potencia destructiva. Sólo verdaderos experimentados maestros Jedi han podido contener el Relámpago de Fuerza de Darth Sidious, siendo el Maestro Jedi Mace Windu uno de ellos, que contuvo los rayos de Palpatine con su sable de luz con muchísima dificultad, y El Maestro Jedi Yoda.

A pesar de su decrépita apariencia, Darth Sidious goza de una destreza y abilidad sobrenaturales, pudiendo saltar grandísimas distancias, moverse a una velocidad asombrosa y flotar en el aire mientras desciende.

Durante toda su vida, Sidious llevó a cabo una doble vida. De cara al público era el Senador Palpatine, un humilde y dedicado servidor público, mientras que en la intimidad, su verdadera personalidad era la de Darth Sidious, un Lord Oscuro de los Sith con un plan maquiavélico para hacerse con el control de la galaxia y restaurar a los Sith en el poder, hecho que finalmente logró, aniquilando a casi todos los Jedis por completo.

Anakin Skywalker mantuvo en secreto una relación con la reina de Naboo, Padme Amidala. Palpatine lo descubrió y manipuló a Anakin para hacerle creer que Padme sufría una grave enfermedad incurable y que sólo él poseía los conocimientos del lado oscuro para burlar a la muerte. De este modo Palpatine logró que Anakin interviniese en la pelea con Windu, justo cuando Windu, aparentemente, tenía a Palpatine acorralado.

Se desconoce si Palpatine se hizo el débil para provocar la ira de Anakin y así conseguir ayuda para derrotar a Windu, o si realmente fue derrotado por éste, pero lo cierto es que justo cuando Windu iba a matar a Palpatine, Anakin cortó su mano, la mano que sostenía el sable de luz y Palpatine aprovechó para lanzar sus Relámpagos de Fuerza sobre Windu en un momento en el que no se podía defender.

Fue en ese justo momento que Palpatine nombró Darth Vader a Anakin, comenzando así la leyenda que conocemos hoy en día.

Aún en su forma más humana, y ya sumido en el lado oscuro, Anakin acudió al planeta Mustafar por orden de Palpatine para matar a todos los líderes separatistas, ya que no le eran necesarios, donde se encontró con Obi Wan Kenobi. Anakin fue derrotado duramente, quedando al borde de la muerte y sólo salvado por Palpatine in extremis, teniendo, ahora sí, que depender de su armadura y su máscara para permanecer vivo.

Más adelante, ya en la Estrella de la Muerte, Anakin esta vez sí, mataría a Kenobi en combate singular.

Sin embargo y tras un enfrentamiento con su hijo Luke Skywalker en el que ambos pretendían pasarle al lado oscuro, Anakin protege a Luke tirando al emperador a las entrañas de la estrella de la muerte, marcando así el final de Palpatine.

Palpatine, que se conozca, no hizo preparativos ningunos para lo que sucedería en el caso de su muerte. En su visión, el imperio no tendría nunca sucesor, por lo que para él el Imperio debía existir bajo su mandato o no existir, una visión muy extremista de lo que es un Sith, pero una visión Sith al fin y al cabo.

Un nuevo episodio, el episodio IX está previsto para noviembre o diciembre del 2019, en el que se rumorea que Palpatine podría volver a aparecer.